Me rindo.

Sé que tengo una forma extraña de marcharme, en silencio, sin hacer ruido,  sin despedida. Y es que odio tanto las despedidas que hasta me dan miedo,  miedo por no poder decir adiós y en el último momento decidir quedarme,  quedarme un ratito más y no saber cuanto puede ser ese ratito, y no saber cuanto daño puedo hacer en ese ratito.
Me rindo y me voy, porque no sé si quedarme es ir demasiado lejos, porque quedándome más de la cuenta jamás me podré  ir.
Me rindo y me voy.

Inma C. García

Fotografías.

Veréis hay algo que siempre me ha gustado mucho, ese algo es hacer fotos,  y aunque sé que no soy la mejor en ello creo que tampoco lo hago tan mal…  Habrá a gente a quien les guste, a los que no les guste, los que lo digan, los que no e incluso los que mientan sobre ello.  A todos y cada uno de ellos les agradezco mucho sus opiniones, y más  si son sinceras.

Ahora os voy a contar un poco sobre esto.

Veréis, desde muy pequeña me ha gustado este mundo, siempre lo he intentado hacer lo mejor que he podido, he intentado mejorar mis capturas y aprender de las malas -que han sido muchas y lo siguen siendo algunas- y creo que en ello he progresado bastante. Estoy muy contenta con los resultados que obtengo y más cuando tengo vuestras felicitaciones, eso me da ánimo para seguir haciéndolo día a día, porque no hay nada que me relaje más  que coger la cámara y recorrerme lugares para capturar momentos.

Aquí os dejo mi Instagram donde de vez en cuando público alguna foto: @inma_cgs
image

Cada día.

Cada día que pasa encuentro algo nuevo, una excusa más para no hacerlo, para no escribirte y no llamarte, para no salir corriendo a buscarte y darte un abrazo, de esos de los que te reconfortan y te hacen pensar que todo vaya bien, aunque en realidad todo vaya mal.
Y es que las ganas de ir y decirte “hey estoy aquí, he venido a sarcarte de aquí, he venido a salvarte y llevarte lejos, aunque sea por un rato” y llevarte a un lugar, que perfectamente puede ser ‘ nuestro lugar ‘  (sí, digo nuestro, tuyo y mio, de nadie más) y perdernos allí un rato, alejándonos de la realidad que nos rodea y ser felices, felices juntos.
image

Inma C. García Sanchidrián

Ya me tocaba ser feliz.

Que bonito es levantarse por la mañana y tener esa sensación  de que va a ser un buen día, y lo mejor de todo es estar en lo cierto, que haya sido un maravilloso día, lleno de risas, y de sonrisas.
Y es que a veces también toca que la suerte se ponga de nuestra parte y nos haga sonreír y pasar días maravillosos, porque no todo en la vida es llorar.
Hoy ha sido un día estupendo, de esos de los que merece la pena levantarse y que vaya transcurriendo el día porque cada cosa que pasa te hace sonreír cada vez más.

Inma C. García Sanchidrián

Ven, dime que…

Ven, dime que me echas de menos tanto como yo te echo de menos, que me extrañas tanto que hasta te duele, igual que me duele a mi, que cuando piensas en mi se te pone ese nudo en la garganta que no te deja respirar ni hablar.
Ven, dime que no puedes vivir sin mi, que mi recuerdo te impide dormir y que con solo escuchar mi voz consigues tranquilizarte, igual que hago yo.
Ven, dime que cualquier día vienes a buscarme y nos vamos a perder por ahí.

Inma C. García Sanchidrián

Recuerdos en fotografías.

Hoy he vuelto a mirar viejas fotografías. Me gusta mirarlas, me gusta recordar momentos pasados, momentos que no volverán, pero que en cierto modo siguen ahí, presentes.
Cada vez que miro esas fotografías se me inunda la mente de recuerdos vividos, llegan a mi cabeza cosas buenas y malas, risas, lágrimas, canciones, fiestas, bailes, tardes de paseo, noches interminables, conversaciones, tonterías, silencios inacabados, soledades, frustraciones, caricias, besos, personas que siguen o que solo pasaron unos instantes tan reducidos a  el segundo de pulsar el obturador de la máquina fotográfica.
Y, aunque hay personas que solo estuvieron en esos instantes, y ahora ya no están por unas causas o por otras, quiero recordarlos siempre con una sonrisa, por haber formado ese pequeño instante parte de mi vida.

Inma C. García Sanchidrián

Hey, sigo aquí.

Que las cosas no siempre son como pensamos o planeamos, que de repente llega un momento en el que todo cambia, y que lo que antes era siempre se convierte en un nunca, o quizás en un siempre camuflado que parece nunca pero que en realidad sigue siendo siempre, un siempre oculto, escondido, con ganas de salir al mundo y decir ” hey, sigo aquí, estoy aquí, no me he ido, solo me he alejado, solo me he dado un tiempo, nos he dado un tiempo y joder, te echo de menos”.
Esto significa que quizás, a veces es mejor alejarse y pensar, para volver a enfrentar las cosas con más ganas, con más fuerza y luchar, luchar por todo aquello que una vez te hizo feliz, por todo aquello que una vez te hizo sonreír.
Dicen que hay que dar segundas oportunidades, pero que nunca serán iguales a las primeras.

Inma C. García Sanchidrián